jueves, 1 de diciembre de 2011

CIFRAS ALARMANTES REVELADAS POR LA FUNDACIÓN SOL

La Fundación Sol, en base a la nueva Encuesta Nacional de Empleo, reveló que un 30% de los trabajadores a jornada completa, trabajan más de 45 horas a la semana.
En promedio, trabajarían 11.27 horas diarias de forma habitual, si su jornada se distribuye en 5 días a la semana.

A partir de estas alarmantes cifras, surge la preocupación en torno a si este tiempo extra trabajado respeta la normativa legal, principalmente, si hay un acuerdo previo con el trabajador, donde éste libre y voluntariamente acepta trabajar más allá de la jornada máxima legal; si se respeta el límite máximo de dos horas por día; si se ejecutan en faenas que no perjudiquen la salud del trabajador; si efectivamente responden a necesiades o situaciones temporales de la empresa; si son pagadas con el recargo legal de un 50% sobre el sueldo convenido para la jornada ordinaria (que no puede ser inferior al mínimo legal), entre otros.

No es de extrañar, que en una parte importante de casos, el trabajo más allá de la jornada máxima legal, no se vea reflejado en cifras oficiales, toda vez que es una práctica habitual que se obligue a los trabajadores a firmar el registro de asistencia por las 45 horas semanales, y si paguen estas horas extras, si es que así sucede, con un "bono" que no respeta el recargo legal mencionado, y que no se incorpora en la liquidación de remuneración respectiva.

Además, no olvidemos que muchas veces el exceso y sobre carga de trabajo puede producir graves daños a la salud de los trabajadores, por lo que eventualmente se puede lesionar el derecho a la integridad física y psíquica, el que actualmente está protegido por la acción de tutela de derechos fundamentales.

Lamentablemente, las denuncias por estas materias son escasas, y en general se verifican cuando la relación laboral ya ha terminado, toda vez que los bajos sueldos de parte importante de los trabajadores chilenos, sumado al elevado endeudamiento de las familias, los obliga a trabajar más allá de su jornada, aceptando las condiciones laborales impuestas por el empleador, ya que no les queda otra opción: necesitan ganar más dinero, y cualquier denuncia o reclamo que hagan, sólo conllevará su despido, desenlace que es temido por muchos.

Los invitamos a dejar sus comentarios sobre este tema tan sensible.